1. Actitud positiva

¡Sí se puede! Veamos manera.

· Liderazgo apasionado y determinado.
· Pensamiento estratégico.
· Búsqueda de soluciones prácticas e innovadoras.
· Resiliencia ante la adversidad.

 

2. Trabajo en equipo

En la unión está la fuerza.

· Equipo de trabajo comprometido en una misma meta.
· Relaciones honestas con comunicación abierta.
· Trato justo y respetuoso a todos, sin excepción.

 

3. Dinamismo

Para mañana es tarde.

· Cultura de alto desempeño.
· Sentido de urgencia.
· Excelencia y rapidez en ejecución.

 

4. Responsabilidad

Hagamos más con menos.

· Mentalidad de dueño.
· Disciplina financiera, cada dólar cuenta.
· Enfoque en resultados respetando los procesos.
· Distinguir lo esencial de lo trivial.

 

5. Excelencia

La excelencia no es un acto, es un hábito.

· No nos conformamos con nada menos que la excelencia.
· Compromiso para entregar lo prometido y superar expectativas.
· Aplicar buen criterio y sentido común.
· Mejora continua.

 

6. Respeto

Tratemos a los demás como quisiéramos ser tratados.

· Obsesión con buen servicio al cliente interno y externo.
· Trabajamos con personas, no transacciones.
· Ganar y mantener la confianza cada día de las personas con las que trabajamos.

 

7. Solidaridad

Hagamos el bien sin mirar a quién. 

· Honradez e integridad en todo lo que hacemos.
· Generar impacto social positivo en las comunidades que operamos.
· Cuestionar acciones inconsistentes con nuestros valores.
· Humildad ante el éxito.

 

8. Gratitud

¡Gracias a la vida!

· Gratitud hacia la vida, logros y aprendizajes.
· Honestidad personal para aceptar errores y coraje para corregirlos.
· Balancear lo profesional con lo personal.
· Mente positiva.